Ciudad innovadora, las mejores medidas e ideas para mejorar la calidad de vida

Copenhague

Si todos los espacios de aparcamiento de la capital danesa, Copenhague, se reunieran en un solo lote, este cubriría la casi totalidad del centro de la ciudad. El 63% de los habitantes utiliza una bicicleta todos los días, y sólo el 22% posee un coche. A pesar de esto, Copenhague dispone todavía de tres sitios de parking por cada vehículo. De ahí la decisión del Ayuntamiento de transformar 80 plazas en paseo a lo largo del canal más importante de la ciudad.

Londres, sin embargo, ofrece un mal ejemplo transformando un espacio público de juegos para niños en propiedad privada. El derecho de entrada para servirse de estos aparatos cuesta entre 25 y 45 €. Los equipamientos son de mejor calidad, pero muchos niños del barrio no tienen los medios para disfrutar de ellos por culpa del dinero.

La telefonía móvil va a cambiar las ciudades. Esta tesis se basa en las 16 propuestas que acaban de presentarse por uno de los gabinetes más punteros de Silicon Valley. El primero es que el smartphone se convierte en el corazón de todo el ecosistema de las tecnologías de la información. Se trata en definitiva de un cambio del paisaje urbano.

China saca sus cañones contra la contaminación. Desarrollados para eliminar el polvo de las minas más peligrosas, ahora se utilizan en muchas ciudades. Estos cañones vaporizan el agua, que al contacto con las partículas de contaminantes forman gotas que caen al suelo. Útiles para las partículas superiores a 10 micrones, son ineficaces contra las de un tamaño inferior. Por lo tanto no existe ningún milagro, sino una tecnología útil.

La financiación participativa va a permitir a Detroit dotarse de un nuevo estadio. Albergará un club de fútbol semiprofesional. Estimado en cerca de un millón de dólares, el proyecto ha sido calificado como demasiado caro para financiarse con fondos públicos, para un deporte en plena expansión pero todavía minoritario. El truco está en no pedir fondos, sino un préstamo que será devuelto a medida que el club vaya ganando dinero. Y los que se interesen por este tipo de proyecto comunitario, notarán con interés que el estadio, el barrio, y el joven equipo están inmersos en una larga historia llena de prácticas comunitarias.

Te puede interesar

Escribe un comentario