Cierre de una central nuclear defectuosa en California

Central nuclear

La central nuclear de San Onofre, en California, parada el año pasado tras un escape radioactivo menor y cuyos problemas habían sido descubiertos, cerró definitivamente el pasado 7 de junio, tal y como lo explicó la empresa encargada de su explotación, Edison International.

El cierre de la central, instalada desde hace más de cuarenta años en el norte de San Diego, conlleva la expulsión, a partir del año que viene, de 1.100 empleados. De esta forma, los efectivos pasarán de 1.500 a 400, tal y como ha anunciado Southern California Edison en un comunicado. San Onofre alimentaba en electricidad a 1,4 millones de hogares.

Tras una fuga radioactiva en enero de 2012, y que fue valorada como no peligrosa por las autoridades, los expertos han estimado que no podían resolver los problemas rápidamente o en su conjunto, indica el presidente de Edison International.

“Hemos concluido que la incertidumbre del hecho de no saber cuándo, o si San Onofre retomaría su servicio no era buena para nuestros clientes, nuestros inversores, o para prever las necesidades de electricidad en nuestra región a largo plazo”.

Un primer reactor fue parado en enero de 2012, tras la fuga, a pesar de que la Comisión de regulación nuclear americana estimó que este incidente no representaba ningún tipo de peligro.

Pero los expertos destacaron la erosión de los conductos de agua radioactiva, conllevando el cierre de toda la central y obligando al Estado a encontrar otras fuentes de producción de electricidad. Descubrieron después más de 3.400 conductos dañados en los nuevos generadores de vapor.

Más información – La energía nuclear, solución o riesgo

Te puede interesar

Escribe un comentario