Canarias en pie de guerra contra las prospecciones petrolíferas

Prospecciones canarias

Hay malestar en Canarias contra la petrolera española Repsol, que comenzó el martes 18 de noviembre a examinar el fondo del mar frente a las costas del archipiélago, para buscar hidrocarburos. Durante meses, el gobierno regional, los residentes y las organizaciones ecologistas han tratado en vano de detener este proyecto apoyado por Madrid, que amenaza a las Islas Canarias, especialmente a Lanzarote y Fuerteventura.

El inicio de las operaciones ha sido violento. El Artic-Surnrise, enviado por Greenpeace para protestar contra las prospecciones petrolíferas fue secuestrado por España, que requiere un depósito de 50.000 euros para que pueda volver a salir al mar. El barco intentó acercarse al Rowan-Renaissance, el barco de Repsol, encargado de realizar los sondeos.

Los abogado de Greenpeace se han pronunciado. Para uno de sus portavoces, Julio Barela, el mensaje del gobierno de Madrid es claro: “Ellos están dispuestos a aplastar a todos los que se atreven a acercarse”. Barela estaba a bordo del Arctic-Sunrise, cuando la armada española se interpuso para defender la zona de exclusión marítima. Durante el incidente, un activista italiana de la organización ecologista se lesionó, aunque ya ha sido dada de alta del hospital.

Además, el descubrimiento, el pasado jueves, de una ballena muerta en una playa en Fuerteventura, cuarenta y ocho horas después del inicio de los sondeos, ha reavivado la polémica.

Te puede interesar

Escribe un comentario