Canadá acusado de sacrificar ballenas por un oleoducto

 Ballenas

¿Existe algún tipo de relación entre la decisión del gobierno canadiense de sacar la ballena jorobada del estatus de especie amenazada y el próximo arbitraje que debe entregar este mismo gobierno en junio sobre el proyecto de oleoducto Northern Gateway?

Un cierto número de miembros de la oposición, de movimientos ecologistas o de defensa de los pueblos autóctonos están persuadidos que sí. De hecho denuncian en el decreto publicado el 20 de abril en el Boletín oficial canadiense, una decisión política que pretende reducir las obligaciones de los promotores de Northern Gateway en materia de protección del “hábitat esencial” de las ballenas.

El gobierno federal justifica su decisión por el hecho de que las ballenas jorobadas se encuentran “en mayor abundancia” que hace veinte años a lo largo de las costas occidentales canadienses. Se apoya en un informe del Comité sobre la situación de especies en peligro de Canadá (Cosepec), un organismo científico independiente que concluyó en 2013 que la ballena jorobada, si estar fuera de peligro, podía ser clasificada como “especie preocupante”.

Tras el nuevo informe del 18 de abril, sobre la decisión americana concerniente al proyecto del oleoducto Keystone XL, para transportar el petróleo de las arenas bituminosas del Alberta hacia el Golfo de Méjico, la decisión sobre Northern Gateway, proyecto de la sociedad Embridge de cara al Pacífico y el mercado asiático, es muy esperada.

Te puede interesar

Escribe un comentario