El calentamiento climático modifica la posición del polo norte geográfico

Tierra

Un nuevo estudio de la NASA ha determinado que el deshielo y la evolución de las precipitaciones se han traducido por un deslizamiento del polo norte y sur, resultando un desplazamiento notable del eje polar de la tierra.

Desde 1899, los científicos y los navegantes miden con gran exactitud el desplazamiento del polo geográfico. Durante casi todo el siglo XX, se ha constatado un leve deslizamiento del Polo Norte, descendiendo hacia Canadá a lo largo del meridiano 75 grados oeste. Pero las observaciones muestran que en este siglo la tendencia ha cambiado, el desplazamiento del Polo se hace a lo largo del meridiano cero grados, hacia el Reino Unido.

El deshielo de los casquetes glaciares, particularmente el de Groenlandia, pero también en el Antártico, modifica el reparto de masas de la tierra. Este fenómeno destaca el impacto del calentamiento planetario sobre la tierra, tan real como alarmante.

El estudio ha consistido en analizar los datos de medidas realizadas en el suelo y por satélite, desde 2003 a 2015, y en determinar el cómo y el porqué de este desplazamiento, es habitual que el eje se desplace ligeramente, pero la variación reciente es más importante de lo previsto.

Según el estudio, desde comienzos del nuevo milenio, el movimiento del eje de rotación del planeta ha cambiado de dirección, aproximadamente en 75 grados hacia el este. Esta evolución resulta de los cambios de reparto del agua provocados por la pérdida cada año de más de 396 millones de toneladas de hielo en Groenlandia, y en el Antártico occidental. Está perdida, combinada con las más de 74.000.000 de toneladas ganadas todos los años en el Antártico oriental, provoca un desequilibrio hacia el este que tiene por efecto hacer que la tierra se desplace sobre su eje polar.

El deshielo en los dos polos no explica únicamente por sí solo la modificación del eje polar de la tierra. El equipo de investigadores señala también el desplazamiento de una masa importante debido a una pérdida a gran escala de líquido en el suelo. Según esta teoría, el eje de rotación se desliza hacia Europa por razón de una importante pérdida del contenido de los lagos y de los acuíferos de Euroasia, en la región del Mar Caspio y en India.

El aumento general de las temperaturas ha provocado una evaporación más importante y ha reducido las precipitaciones en muchas regiones del mundo. Por otro lado, las poblaciones en fuerte aumento han sacado agua de sus reservas y de sus pozos.

Te puede interesar

Un comentario

Escribe un comentario