Cada comercio que tiene las puertas abiertas en verano genera 1 tonelada de CO2

Muchas veces pequeños actos cotidianos generan grandes impactos y no los percibimos.

Un ejemplo de estas situaciones es el hecho de que los comercios que en verano tienen la puerta abierta emiten a la atmósfera 1 tonelada de CO2 al mes, esto lo informo la Confederación de Consumidores y Usuarios.

Al tener prendido los aires acondicionados en los comercios y tener abierta las puertas hace que se produzca un excesivo gasto energético llegando a ser un derroche.

El consumo de los aparatos de aires acondicionados es bastante elevado pese a que los fabricantes están mejorando su nivel de eficiencia.

Por eso se les pide a los comerciantes españoles que colaboren y cierren sus puertas, si tienen prendidos los aires acondicionados para reducir las emisiones de CO2.

Con el simple acto de cerrar las puertas un comerciante puede ahorrar un 75% de la factura eléctrica.

Tener la puerta abierta no atrae a mas clientes ni tenerlas cerradas los afecta negativamente por lo que todos deberían colaborar para reducir el gasto de electricidad.

Es importante que los clientes también insten a los comercios a cerrar las puertas y ayudar a sensibilizar sobre la importancia de no derrochar energía y evitar la emisión de CO2  en el medio ambiente.

Cientos de miles de comercios generan un gran impacto ambiental por las emisiones que producen y además sostienen una alta demanda energética.

Si todos colaboramos podemos mejorar la calidad ambiental de las ciudades con pequeños cambios de hábitos o comportamientos diarios.

Reducir el gasto energético es importante no solo para la economía particular del comercio sino para cuidar el medio ambiente.

El uso racional de la electricidad y el ahorro de energía son vitales para luchar contra el cambio climático por lo que hay que trabajar en forma local para lograr resultados a nivel global.

FUENTE: Europapress

Te puede interesar

Escribe un comentario