Brasil y los biocombustibles

Brasil es uno de los países más importantes de Latinoamericana debido a su tamaño y gran economía la cual es potenciada por sus enormes recursos naturales. Pero además es uno de los primeros en la región en buscar alternativas a los combustibles fósiles.

Desde el 2005 Brasil fabrica biocombustibles y fomenta esta industria para proveer al mercado interno en su gran mayoría especialmente para maquinaria agrícola y vehículos pesados. Es el segundo productor a nivel mundial de bioetanol con 26 billones de litros y 1,1 billones de litros biodiesel en el año 2009.

En el 2010 se calcula que producirá 2400 millones de litros de biocombustibles.

Brasil planea convertirse en uno de los productores de biocombustibles más importante a nivel mundial. Por eso se esta invirtiendo mucho en esta industria pero también esta ayudando a los agricultores para que puedan participar de la cadena productiva con sus productos.

En Brasil se utilizan diferentes cultivos para fabricar biodiesel como soja, caña de azúcar, yuca, jatropha y hasta restos de bananas, algas marinas, entre algunos otros.

Brasil no quiere poner en riesgo la seguridad alimentaria por lo que acuerda con los agricultores para que no alteren sus producciones sino que cada uno abastece a un sector.

El estado de Brasil esta llevando a cabo diversas políticas de fomento para acrecentar la producción, almacenamiento y transporte de los biocombustibles sea cada vez más rentable y puedan reemplazar a los combustibles fósiles, así como crear empleos en este sector.

Debido al impulso estatal gran cantidad de empresas extranjeras están invirtiendo en biocombustibles en este país, por lo que activa la economía.

Brasil será protagonista en el mercado de los biocombustibles en los próximos años debido a todo el potencial y riquezas naturales que posee en su territorio y a la capacidad de aprovechar las ventajas comparativas y ser competitivo.

Lograr una agricultura sostenible y ecológica, mantener la seguridad alimentaria y producir importantes cantidades de biocombustibles a largo pazo, son algunos de los desafíos que Brasil y el resto de los países productores de combustibles alternativos deben lograr para mantener el equilibrio económico, social y ambiental.

Te puede interesar

Un comentario

  1.   yan dijo

    El hombre durante su proceso evolutivo ha dominado la naturaleza, ha hecho de ella su fuente de alimento y energía. Hace más de 20000 años comprendió que podía utilizar la madera y plantas secas para cocinar sus alimentos y proveerse de calor en épocas de frio. Este proceso era natural ya que no modificaba de una forma sustancial el equilibrio energético, ecológico y ambiental. Durante la época de la revolución industrial es en donde empieza, para el ser humano, uno de los problemas que podría llevarlo a la extinción, ya que a lo largo de los últimos años, los estragos causados a la naturaleza se hacen más notorios, solo hace falta echar un vistazo a nuestro alrededor para saber que algo está mal. El desequilibrio causado ya no es principalmente ambiental, sino que además involucra un aspecto social, la explotación desmesurada de nuestros recursos será el acapice de nuestra destrucción, ahora el ser humano como especie afronta una situación muy difícil, la fuente de energía que creíamos ilimitada ahora solo le queda unos cuantos años para agotarse. Las llamadas energías fósiles entran a una época de escases, que causaran, como se espera, una de las crisis económicas más trágicas de los últimos tiempos. El mundo entero, principalmente los países pobres, se enfrentaran a múltiples desastres, los precios de los productos se dispararan a nivel insospechados y el mundo conocerá la hambruna más devastadora. El actual sistema económico que rige en la mayoría de países será al fin y al cabo el generador de esta crisis, es como un castillo de naipes que tarde o temprano caerá. Debido a la globalización que une cada país con el resto del mundo, todos serán golpeados de una u otra forma y unos con más fuerza que otros. Es crucial para un país o una nación implementar políticas energéticas a largo plazo que los libere de la dependencia de las fuentes fósiles, especialmente del petróleo. Las fuentes de energía no convencionales toman un papel muy importante. Existen enormes cantidades de energía disponible en nuestro planeta, solo la energía del sol produce en un día 15 000 veces la energía que consumimos. Esta fuente de energía y muchas otras como la eólica, marina y biomasa podrían ser la solución a esta catástrofe. Pero sin políticas claras no se puede esperar mucho, Brasil por ejemplo cubre el 50 % de su consumo energético con energías renovables, principalmente los biocombustibles. Brasil ha comprendido tempranamente que un país puede prosperar utilizando los recursos naturales y renovables de una forma adecuada. Es asombroso que casi el 90 % del consumo de energía proviene del petróleo, 7 % de la energía nuclear y el que solo el 3 % se cubre en energías no renovables, pues no resultara tan asombroso a muchos empresarios petroleros, ya que las fuentes de energía no convencionales no producen las inmensas ganancias, como si lo hace el petróleo. Los poderes económicos serán los que definan el futuro de la especie humana a menos que nos demos cuenta que estamos a punto de caer para jamás levantarnos.

Escribe un comentario