Biocombustibles de primera generación

Los biocombustibles pueden clasificarse en primera, segunda y tercera generación de acuerdo al tipo de materia prima que se utiliza para elaborar el combustible.

Los biocombustibles de primera generación fueron los primeros en ser fabricados y son los que despiertan mayor preocupación ya que se utilizan como materia prima cultivos alimentarios. Entre los que se destacan el maíz, caña de azúcar, soja, entre otros para elaborar bioetanol y biodiesel.

EEUU y Brasil son pioneros en este tipo de biocombustibles y son los mayores productores ya que han desarrollado esta clase de combustible alternativo mucho antes que en otros países.

Este tipo de biocombustible es viable a corto plazo ya que es limitado el uso de las tierras agrícolas para cultivos que luego se empleen en fabricar biocombustibles sin que se  genere inseguridad alimentaria o problemas de precios de los alimentos para los sectores más pobres de la población. Así como problemas ambientales como agotamiento del suelo, deforestación, entre otros.

Se espera que en unos años solo una mínima proporción de la producción total de biocombustibles sea de primera generación y que los de segunda y tercera sean los más utilizados por su mayor sostenibilidad en el tiempo ya que no usan cultivos alimenticios.

Una variable importante a tener en cuenta que el cambio climático afecta el rendimiento de los cultivos por lo que no es recomendable forzar mediante un cultivo intensivo para producir combustibles.

La ONU fomenta el uso y producción de biocombustibles pero en varios informes muestra su preocupación para evitar crisis alimenticias globales derivados de los biocombustibles por lo que recomienda a los países y empresas el desarrollo de los tipos de combustibles a mediano y largo plazo.

Se están logrando importantes avances tecnológicos en los de segunda y tercera generación ya que son los mas aptos para reemplazar a los combustibles fósiles que dominan hoy el mercado.

Es importante aprovechar los beneficios de la bioenergía sin crear nuevos problemas sociales y ambientales.

Te puede interesar

Escribe un comentario