Beneficios climáticos del gas esquisto

 Tubería gas

¿El gas esquisto es una bendición para el clima? Frente a los riesgos medioambientales planteados por su explotación, los promotores de hidrocarburos no convencionales adelantan un argumento de peso: a equivalente energía producida, el gas natural obtenido por fracturación hidráulica, produce de tres a cuatro veces menos dióxido de carbono que el carbón.

El argumento es especialmente apreciado en los Estados Unidos, donde el carbón todavía tiene un lugar preferente en la elección de la producción eléctrica nacional. Pero desde hace dos años, los beneficios climáticos del gas esquisto se ven comprometidos y están en el centro de una intensa discusión científica para la que todavía no hay solución.

La confrontación se abrió en abril de 2011 con la publicación en la revista Climatic Change de un estudio que estima que a partir de cálculos sencillos, las fugas producidas a lo largo del ciclo de producción del gas esquisto eran del orden del 3,6% al 7,9%.

Estas cifras ofrecidas por biogeoquímico Robert Howarth (Universidad de Cornell) han suscitado una intensa polémica. De hecho, reducen de mucho los beneficios climáticos del gas esquisto, puesto que el metano, su principal compuesto, es un gas de efecto invernadero mucho más potente que el CO2.

Más información – Polonia empieza a explotar gas esquisto

Te puede interesar

Escribe un comentario