Barack Obama decreta el Estado de urgencia sanitario en Michigan, tras una contaminación del agua

Contaminacion agua

Los habitantes de Flint, Michigan, afirmaban desde hace meses que el agua les estaba poniendo enfermos. Tras haber estado ignorando durante tiempo sus recriminaciones, el gobernador del estado, Rick Snyder, declaró finalmente a comienzos de enero el estado de urgencia sanitario en esta ciudad de 100.000 habitantes. El pasado 16 de enero, le tocó el turno a Barack Obama para decretar él mismo una situación de urgencia y hacer frente a las necesidades de la población, víctima de la contaminación de aguas potables. Casos de envenenamiento por culpa del plomo fueron registrados en niños de la ciudad.

Todo comienza en 2011, cuando el gobernador nombra a un controlador financiero para tomar en mano las finanzas públicas de la ciudad. Para reducir sus costes de funcionamiento, el municipio comienza 3 años más tarde para sacar agua del río local, y no comprarla en el Estado de Detroit. Pero la fábrica de tratamiento de Flint, no tiene los medios técnicos para producir agua según las normas de calidad locales y federales.

Poco tiempo después, los habitantes de Flint comienzan a quejarse de la calidad del agua, responsable según ellos de vómitos, pérdida del cabello, erupciones cutáneas. Algunos meses más tarde, tras el descubrimiento de una bacteria más peligrosa, la ciudad publica muchos avisos a la población incitándola a que hirviera el agua antes de consumirla.

La solución para acabar con la bacteria incrementa la tasa de contaminantes en el agua, que se vuelve muy corrosiva, y las antiguas canalizaciones de la ciudad comienzan entonces a liberar plomo.

A pesar de la presión de las autoridades federales y de los tests que muestran un nivel dos veces más alto de contaminación del plomo en los niños de la región de Flint, los responsables locales tuvieron que esperar meses para corregir el tiro, y el coste de la reparación de las infraestructuras de Flint podría alcanzar 1,5 mil millones de dólares.

“La decisión del presidente autoriza al Departamento de Seguridad Interior y a la Agencia Federal de gestión de situaciones de urgencia a coordinar los esfuerzos para aliviar los sufrimientos de la población local, proporcionando la ayuda necesaria y tomando las medidas urgentes requeridas”, esto es lo que dice la Casa Blanca en un comunicado.

Te puede interesar

Escribe un comentario