Bacterias voladoras para medir la contaminación del aire

Contaminacion

Unas bacterias transportadas por un drone y genéticamente modificadas para medir la contaminación y cartografiar en 3D a escala un barrio o una ciudad, es el proyecto Quantifly, lanzado por unos estudiantes del grupo y Ionis.

Un equipo de 15 estudiantes del grupo Ionis, cerca de París, y de otras escuelas del grupo Ionis se ha formado para realizar un proyecto bastante complejo, es decir un proyecto compuesto de varias partes. “Queríamos partir de un proyecto relacionado con el medio ambiente y la medición de la contaminación, puesto que se trata de un tema de salud pública”, dice uno de los estudiantes del equipo.

Desde un punto de vista de la biología, el trabajo consiste en encontrar el modo de modificar el genoma de las bacterias para que puedan detectar los contaminantes. De esta manera, la bacteria se vuelve bioluminiscente y su luz puede ser medida. El sistema puede efectuar la medición con mayor rapidez que los procedimientos actuales. Una mejora de la técnica, permitirá algún día poder realizar el trabajo en tiempo real.

Para efectuar las mediciones en un amplio volumen, como puede ser un barrio, o una ciudad entera, es necesario utilizar un drone. De esta manera se puede cartografiar la contaminación en tres dimensiones. Es así que se puede explicar cómo la concentración de contaminantes puede variar mucho de una calle a otra, o en función de la altura.

Para esta cartografía, el interés de un drone es también el de obtener un trazado preciso y programable. Por supuesto, el principio de la medición con bacterias también puede ser utilizado en el interior de un edificio.

De momento, el proyecto parece ir por buen camino. Los socios han proporcionado medios o competencias para su realización. Diferentes grupos de estudiantes han trabajado sobre diferentes aspectos como es el diseño, el lado informático, o la cuestión de la aeronáutica.

Te puede interesar

Escribe un comentario