B-31, el iceberg gigante observado por satélite

Iceberg

En fase de desprendimiento, el iceberg B-31 comienza a ir a la deriva, hasta perderse en el océano. Los científicos aprovechan para observarlo de cerca y medir el proceso de deshielo. Se trata en efecto de prevenir los riesgos de cara a la navegación marítima.

El glacial de Pine Island, en la costa oeste del continente antártico continúa haciendo de las suyas. Drenando masas de hielo considerables, a la velocidad de 4 km por año, se trata de un potente fabricante de icebergs, y que ha sido objeto de muchos estudios. Desde hace varios meses, una amplia fractura se ha formado en la parte flotante y ha terminado por aislar una placa de hielo bautizada con el nombre de B-31.

Las últimas fotografías tomadas por el satélite Aqua de la Nasa conducen a unas dimensiones de 35 km por 20, es decir 700 km2. “El tamaño de Singapur”, “ocho veces el tamaño de Manhattan”, dice la prensa inglesa. Podríamos añadir “siete veces la ciudad de París”.

A pesar de estas comparaciones espectaculares, las dimensiones no son tan excepcionales, y según la NASA, un iceberg de este tipo se forma cada cinco o seis años.

Más información – El océano hace fundir el Antártico por debajo

Te puede interesar

Escribe un comentario