Autonomía energética, el almacenamiento individual de energía

panel-fotovoltaico

Para las personas particulares, producir al menos una parte de su propia electricidad con un sistemas eólico o paneles solares es algo bueno. Pero almacenar electricidad, está todavía mejor, para garantizar el consumo durante la noche y en los días sin viento o sin sol. Una sola solución actual: las baterías, cuyos progresos son notables.

Intermitentes, las energías renovables, comenzando por la eólica y la solar, imponen su almacenamiento, lo que causa ciertos problemas. A escala de una red, el almacenamiento de energía es posible en las presas hidroeléctricas que bombean agua hacia arriba cuando la producción excede a la demanda.

Pero para el almacenamiento individual y la autonomía energética a escala de particulares, que hacen florecer los paneles fotovoltaicos y las minieólicas, este tipo de solución es impracticable y la única vía es la de las baterías. Sin embargo, la democratización de estas energías se ve paralizada por el coste, la duración de vida y los rendimientos.

En esta era de calentamiento climático, lo que está en juego con relación al medioambiente empuja a la ciencia a centrarse en esta dirección. Los progresos son notables desde hace varios decenios, dejando esperar mejores soluciones razonables para los próximos años.

La principal innovación actual y ampliamente difundida es la de las baterías litio-ion. Han invadido muchos aparatos móviles, e incluso algunos vehículos eléctricos. Un kilogramo de batería es capaz de almacenar 150 horas de funcionamiento de un aparato que requiere 1 vatio para su puesta en marcha.

Te puede interesar

Un comentario

  1.   katherine dijo

    hola, gracias por esto la tarea me quedo super

Escribe un comentario