Australia prohíbe definitivamente las cabinas de rayos UV

Rayos UV

Desde el 1 de enero de 2015, las cabinas de rayos UV para broncearse están prohibidas en la mayor parte del territorio de Australia, uno de los países donde la tasa de cáncer de piel es de las más altas del mundo.

La prohibición de las cabinas solares entró en vigor el 1 de enero de 2015 en los Estados de Nueva Gales del Sur, Victoria, Australia Meridional, Tasmania, Queensland, y el Territorio de la Capital australiana. El Estado de Australia occidental va a tomar la misma decisión, pero todavía no ha propuesto una fecha, mientras que el Territorio del Norte, única región restante, no dispone de cabinas de rayos UV de uso comercial. Australia se convertirá en el segundo país, después de Brasil, en prohibir las cabinas de rayos UV, según las asociaciones de salud pública.

“El Queensland tiene ya la tasa de cáncer de piel más alta del mundo, y no hay duda de que existe una relación directa entre el uso frecuente de estas cabinas para broncearse, y el melanoma maligno”, ha explicado el ministro de Sanidad Mark McArdle. Australia, donde los habitantes están expuestos al sol durante largos períodos, se describe a veces como “el país de los golpes de sol”.

Las autoridades sanitarias militan desde hace tiempo para informar al público de los peligros que hay en exponerse al sol, incitando a la gente a aplicarse crema solar, y en llevar gorros y gafas. Pero también han puesto sobre aviso, con relación a las lámparas de bronceado.

Algunos estudios han mostrado que el uso de cabinas de bronceado entre los 18 y 39 años aumenta los riesgos de melanoma, la forma más corriente de cáncer de piel en los jóvenes australianos, y el 41% de media. Varios países europeos y algunos Estados americanos ya han prohibido el uso de cabinas solares para los menores.

Te puede interesar

Escribe un comentario