En Australia, la Gran Barrera de Coral podría desaparecer

gran-barrera-de-coral-australia

La mayoría de los corales de la Gran Barrera de Australia podrían desaparecer dentro de 18 años. Este es el anuncio que ha realizado el Centro para la ciencia del sistema climático, un organismo financiado por el Gobierno italiano, que viene a añadirse a las noticias particularmente alarmantes publicadas en las últimas semanas con relación a la mala salud de esta joya del patrimonio natural australiano.

Su declive era conocido, pero los recientes estudios revelan que con mayor rapidez de la prevista, el tiempo podría acelerarse. Grandes partes de la Gran Barrera de Coral morirán de aquí a 2034, si no se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero.

Si la suerte de la Gran Barrera de Coral, al noreste de Australia, preocupa tanto a los investigadores, es porque constituye el mayor conjunto coralino del mundo, tan amplio como Italia con sus 2.300 km de largo. La barrera de coral, inscrita en el Patrimonio de la Humanidad concentra más de 400 especies de corales, más de 1500 especies de peces. Los corales sirven de hábitat para gran cantidad de criaturas. Por lo tanto, si muere, todo el ecosistema se verá afectado.

Según los científicos tenemos que hacer frente al mayor y grave episodio de blanqueamiento de corales jamás registrado. Hoy en día sabemos que el 93% de los arrecifes estudiados presentan signos de blanqueamiento. El 55% se ha agravado, y la mayoría en la parte norte de la Gran Barrera, que estaba considerada como perfectamente preservada, puesto que se mantenía alejada de las actividades humanas.

Este blanqueamiento es debido al calentamiento climático, y este año, el fenómeno de El Niño ha agravado las cosas. El fenómeno de El Niño es una realidad climática que viene cada 4 ó 6 años y provoca aumento de temperaturas en el Pacífico ecuatorial. Pero hasta 1998, los corales no se blanqueaban a pesar de El Niño. La temperatura del océano de alrededor de la Gran Barrera de Coral alcanzó récords este año.

En la parte norte, el agua de la superficie variaba entre 1 y 2,7 grados por encima de la norma, lo que provoca la expulsión de pequeñas algas que dan al coral ese color y sus nutrientes, provocando entonces su blanqueamiento. Algunos se recuperarán los próximos meses, cuando el agua se enfríe, pero muchos otros están gravemente afectados, y por lo tanto se están muriendo.

Te puede interesar

Escribe un comentario