Árboles artificiales para transformar las vibraciones en energía

Arboles artificiales

Unos investigadores norteamericanos han demostrado que es posible producir electricidad transformando las vibraciones que pasan a través de una estructura metálica que imitan a los árboles. La idea es recuperar la energía cinética que nos rodea plantando minibosques de árboles mecánicos a proximidad de edificios y de puentes que vibran permanentemente bajo el efecto del viento y de la circulación de vehículos.

A pesar de que esto no se puede ver a simple vista, los grandes edificios como los inmuebles o los puentes, se mueven. O más bien, viven bajo el efecto del viento, de las ondas sísmicas, o de la circulación de los vehículos. Unos investigadores del Massachusetts Institute of Technology han encontrado el medio para hacer visibles estas vibraciones. Y un equipo de la Universidad del Estado de Ohio quiere transformar estas vibraciones en electricidad, captándolas con árboles artificiales.

Los edificios se balancean ligeramente con el viento, los puentes oscilan cuando circulamos por encima, y las suspensiones de los coches absorben los defectos de la carretera. De hecho, hay una cantidad máxima de energía cinética combinada a estos movimientos que se pierden. La intención es recuperar y reciclar una parte de esta energía.

Sirviéndose de un material electromagnético, una banda de polifluoruro de vinilideno, unida a dos vigas de acero, una figurando como tronco, y la otra como rama, se ha conseguido que produzca una pequeña cantidad de electricidad a partir de las oscilaciones estructurales provocadas por energías aleatorias. Las estructuras de los árboles consiguen entrar en resonancia de forma a mantener la vibración a una frecuencia constante, y esto a pesar de la intermitencia y de la amplitud variable de la fuente.

Dicho de otra forma, el sistema es susceptible de funcionar en condiciones reales donde el viento sopla por rachas más o menos fuertes, y cuando las vibraciones provocadas por el paso de los vehículos se hacen a intervalos irregulares.

A largo plazo, este tipo de árboles mecánicos se podrían instalar a proximidad de grandes edificios o de puentes, en zonas donde sería difícil o imposible desplegar sistemas de recuperación de energía solar o eólica. Sin embargo, en la realidad todavía se está lejos de un escenario práctico. De momento, la tensión eléctrica obtenida durante la simulación tan sólo alcanza los 2 voltios. Los investigadores de la Universidad de Ohio reconocen que el resultado es modesto.

Te puede interesar

Escribe un comentario