Anteojos biodegradables realizados con cabello humano

La mayoría de los productos que utilizamos producen impactos en el medio ambiente por el uso de energía y materias primas o por luego convertirse en residuos difíciles de tratar.

Pero de a poco comienzan a surgir productos 100% ecológicos ya que son totalmente biodegradables, utilizan residuos como materias primas y sus procesos de fabricación son limpios.

Un ejemplo de este tipo de producto son los innovadores anteojos sostenibles que fueron creados por un estudio de diseño ingles Swine.

La colección de gafas es totalmente ecológica ya que utiliza el cabello humano como materia prima junto a una bio resina para fabricar los marcos. No se utilizan químicos que generen emisiones o contaminación.

La idea surgió al ver que miles de kilos son tirados a la basura en el Reino Unido por las peluquerías y que se podía aprovechar el cabello  para fabricar otros elementos útil y no solo convertirse en basura.

La otra ventaja es que el cabello humano resulta un producto abundante y que siempre se desecharan en todo el mundo toneladas por lo que es una materia prima inagotable.

Estas gafas son muy modernas y tienen las mismas funcionalidades y durabilidad que los marcos que utilizan materiales convencionales.

Es un ejemplo este producto de cómo la creatividad y la preocupación por el medio ambiente pueden combinarse y generar productos muy buenos.

Hay varios modelos y colores de anteojos biodegradables lo que demuestra que este nuevo material se adapta muy bien y es muy maleable.

Seguramente mas ideas originales y ecológicas surgirán aprovechando desechos para volver a reintegrarlos al ciclo productivo.

Cuanto más ecológicos sean todos los productos que consumimos mas estaremos colaborando en la preservación del medio ambiente y de los recursos naturales del planeta.

Es muy bueno informarse sobre que productos ecológicos fueron lanzados al mercado y si algunos de ellos cubren nuestras necesidades comprarlos.

FUENTE: studioswine.wordpress.com


Te puede interesar

Escribe un comentario