ANAE recomienda controlar al máximo las facturas eléctricas

La Asociación Nacional de Ahorro y Eficiencia Energética (ANAE) ha recomendado hoy a todos los españoles que nos mantengamos muy atentos a la llegada de la factura eléctrica de los próximos meses puesto que nos podrían aplicar el nuevo IVA sin darnos cuenta y por tanto estar pagando de más en nuestra factura.

El nuevo incremento sobre el IVA, que supondrá el pago de un total del 21% en concepto del impuesto sobre el valor añadido no se podrá empezar a aplicar hasta el próximo 1 de septiembre del presente año.

ANAE indicó que las refacturaciones del recibo eléctrico no podrán gravarse con el nuevo IVA del 21%, ya que corresponden a consumos realizados antes de la entrada en vigor de la nueva subida aprobada por el gobierno español hace pocas fechas.

Las facturas eléctricas que nos quedan por recibir de aquí a final de año van a ser para todos los usuarios unos auténticos quebraderos de cabeza y ante las que tendremos que estar con los ojos muy abiertos para no pagar ni un solo euro de más.

Según podemos concluir del informe publicado por ANAE debemos de tener mucha atención a los siguientes puntos:

  • La subida implica facturar el último trimestre de 2011 con el precio de la energía a 15,26 céntimos por kilovatio hora (kWh)para el caso de la tarifa sin discriminación, lo que supone una subida del 7,2% en comparación al trimestre anterior.
  • Para el trimestre de 2012 habrá una “doble subida”, apuntó ANAE, ya que el término de potencia se refacturará a 27,18 euros por kilovatio (kW), un 31,7% más caro que el trimestre anterior, y el término de la energía se incrementará un 10,2%, hasta los 16,81 euros por kWh.

Más información – El gas consumido en España en el primer semestre cae un 1,8%

Fuente – asociacion-anae.org

Te puede interesar

Un comentario

  1.   RickiES dijo

    Lamentablemente, de acuerdo con la ley, los servicios de consumo continuo, como la electricidad y el gas, se devengan en la fecha de emisión de la factura, de manera que las facturas emitidas a partir del 1 de septiembre deberán llevar el IVA del 21% aunque todo o parte del consumo facturado en ellas corresponda al periodo en el que el IVA aún era el 18%. Así pasó también con ocasión de la anterior subida del 16% al 18%.

    Lo que no pueden hacer las empresas suministradoras es demorar la fecha de facturación habitual para poder aplicar el nuevo impuesto (no es que ellas ganen nada, ya que tienen que ingresar el IVA recaudado en Hacienda, pero si lo hacen se benefician de tener el dinero recaudado en sus cuentas bancarias durante un tiempo).

    También puede convenir suministrar manualmente la lectura del contador a la compañía, para evitar que hagan una lectura estimada a la baja si facturan antes del 1 de septiembre.

Escribe un comentario