Almacenar electricidad en la ropa gracias a los supercondensadores

Ropa

Alimentar la ropa y otros objetos conectados para hacerlos comunicantes impone fuentes de electricidad eficaces. Como alternativa a las baterías, los supercondensadores, actualmente utilizados por fuertes potencias, aportarían buenos rendimientos, con descargas posiblemente rápidas. Un equipo norteamericano anuncia un adelanto interesante, a base de nanohilos de niobio, que podrían ser tejidos.

Los supercondensadores interesan a los investigadores desde hace muchos años. Destinados a la electrónica de potencia, representan un intermediario entre las bacterias y los condensadores. En efecto, pueden almacenar provisionalmente una gran cantidad de electricidad y liberarla rápidamente, a la manera de un condensador, pero no la pueden conservar durante mucho tiempo. Tolerando un gran número de ciclos de carga y descarga, lo ideal es que pudieran ser miniaturizados, en pequeños aparatos, smartphones, microrrobots u objetos conectados a través de una conexión sin cable.

Para integrar los supercondensadores en aparatos de pequeño tamaño, los científicos trabajan sobre nanotecnologías. Los nanotubos de carbono al igual que el grafeno han sido probados para realizar una microbatería recargable en una segunda o integrar una batería a un cable flexible. Pero un equipo de investigadores de los Estados Unidos y de la Universidad de Columbia Británica en Canadá, han encontrado un nanomaterial alternativo que parece muy prometedor.

Han creado un supercondensador en forma de hilo tejido con nanohilo de niobio. Se trata de un metal que presenta las mismas propiedades químicas que el tántalo y que se utiliza habitualmente como elemento de aleación para los aceros y ciertos imanes superconductores.

Te puede interesar

Escribe un comentario