Alberta, en Canadá, quiere doblar su tasa de carbono

gases efecto invernadero

Alberta, primera provincia canadiense en términos de emisiones de gases de efecto invernadero, cuenta con doblar la tasa de carbono que se impone a los mayores contaminantes que explotan el subsuelo de la tercera reserva de oro negro del planeta, tal y como ha anunciado el gobierno provincial el pasado 25 de junio.

Actualmente, las empresas que producen más de 100.000 toneladas de dióxido de carbono al año deben reducir la intensidad de sus emisiones en un 12 por ciento, si no lo consiguen, deben pagar una tasa de 15 dólares canadienses por cada tonelada excedentaria, dice el nuevo gobierno de centro-izquierda de la provincia, que puso fin en mayo a 44 años de reino conservador en esta provincia del oeste de Canadá, y ha anunciado que las empresas tendrán, a partir de 2017, que reducir en un 20 por ciento la intensidad de sus emisiones y que el precio de la tasa para los que se salten la norma pasará a 30 dólares la tonelada.

“Si Alberta quiere más acceso a los mercados internacionales por su petróleo, tendremos que contribuir a resolver uno de los problemas mundiales más importantes, el del cambio climático”, ha dicho la ministra de Medio Ambiente de la provincia, justificando estas nuevas reglas. Las reglas actuales, no han permitido a la provincia reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero, que alcanzaron los 167 millones de toneladas en 2013.

Te puede interesar

Escribe un comentario