Ahorrar y evitar el derroche energético es de vital importancia

calor-verano

En verano, todos los años se observa un incremento en el gasto de energía debido al calor. Mantener los hogares y comercios con una temperatura agradable es más costoso energéticamente. Sin embargo, existen métodos para poder reducir el gasto en la refrigeración de los hogares.

Por ejemplo, empleando los ventiladores de techo en vez de los aires acondicionados, ahorramos en electricidad debido a que consumen un 80% menos. También podemos reducir por las noches la iluminación artificial. Parece algo que no se tiene mucho en cuenta, pero las bombillas generan calor y en verano con las altas temperaturas se nota mucho más.

El derroche energético en esta época del año es demasiado alto ya que en algunas ciudades de España se llegan a alcanzar temperaturas de más de 40 grados. Los aires acondicionados generan un gasto eléctrico enorme y su uso reiterado y prolongado puede llegar incluso a afectar a la salud de las personas. El uso del aire acondicionado está muy extendido ya que la sensación y refrigeración es muy satisfactoria, sin embargo, el derroche energético que provoca es enorme.

Existen métodos alternativos para el uso del aire acondicionado. Se pueden emplear elementos de protección solar como persianas, cortinas, toldos, etc. Tenemos que tener en cuenta que el objetivo de todo esto no es sólo reducir la temperatura de nuestro hogar, si no también evitar que aumente. Los ventiladores de techo consumen un 80% menos de energía que los aires acondicionados, por lo tanto, vertimos menos toneladas de CO2 a la atmósfera. Es fácil de pensar, si emitimos más gases de efecto invernadero a la atmósfera para refrigerarnos, éstos gases cada vez calentarán aún más y cada año hará más calor y se registrarán temperaturas más altas. Esto sería entrar en un bucle y es debido al efecto isla de calor, que consiste en la dificultad de reducir la temperatura por las noches debido a la gran cantidad de materiales como el hormigón que almacenan el calor.

Organizaciones ecologistas como WWF advierte de la importancia de detener el derroche energético y afirma que el año 2016 se está convirtiendo en el año más caluroso de la historia.

Además del derroche energético por el uso del aire acondicionado, WWF recuerda que “los primeros seis meses de este año han batido los récords mundiales de calor, lo que hace temer a la organización que 2016 vaya camino de convertirse en el año más caluroso de la historia”.

Te puede interesar

Escribe un comentario