Ahorrar en el consumo de agua

Consumo de agua

El agua se puede economizar de varias maneras, y todas al alcance de cualquier usuario. Por ejemplo, cerrar el grifo durante los tres minutos que dura el tiempo del cepillado de los dientes, aquí se pueden economizar decenas de litros de agua.

Algunos las llaman cisternas de dos depósitos, y permiten reducir el volumen de agua de unos quince litros que se gastan a diario en un hogar de dos personas. Y si no tenéis este sistema, basta con colocar una botella de agua llena de arena dentro de la cisterna del cuarto de baño, así se tirará menos agua. Una cisterna de agua clásica consume entre seis y doce litros de agua. Una cisterna con doble mando usa entre tres y seis litros.

Otra posibilidad es la de utilizar los residuos sanitarios para fabricar compost, y para aquéllos que tienen un jardín, la idea resulta muy útil. Eso supone dejar de lado los inodoros clásicos que usan agua. El principio es sencillo, los excrementos y la orina se almacenan durante algunos días en un depósito (situado debajo de la taza) que contiene copos de madera y que cubren los residuos cada vez que se va al baño.

Una vez que el depósito está lleno, se sirve de esta mezcla (papel higiénico incluido) para fabricar compost. No es desagradable, como parecería a primera vista, se trata tan sólo de sacarle provecho al ciclo natural de la materia orgánica.

La ventaja es que se economizan miles de litros de agua, se evita el uso de compuestos químicos necesarios para tratar el agua, y se fabrica un abono natural, y además gratis.

Más información – Las jarras que filtran el agua

Te puede interesar

Escribe un comentario