Aguas recicladas para confeccionar nieve artificial

Nieve artificial

Si Arizona es un Estado conocido por su árido desierto, también es posible hacer esquí, concretamente Flagstaff. La estación de esquí de Snowbowl ha decidido innovar en el invierno, utilizando únicamente aguas recicladas para crear nieve artificial.

El terreno en el que se sitúa la estación Sonwbowl pertenece a los servicios forestarles americanos, que han garantizado la inocuidad de este tipo de nieve. Según estos servicios, el agua tratada, que ya se utiliza para regar los terrenos de golf y de fútbol, responde a los criterios de higiene, puesto que su calidad es justo un poco menos buena que la del agua potable.

La estación ha explicado que una mayor cantidad de nieve podría animar a los esquiadores a acudir en mayor número a las pistas, lo que beneficiaría a toda la región.

Esta iniciativa innovadora ha provocado, no obstante, la ira de los ecologistas locales, que se inquietan por el impacto de esta nieve artificial sobre la salud del hombre. Algunas tribus autóctonas se han opuesto a este proyecto, considerando que las tierras en las que se encuentra la estación son sagradas.

Más información – El primer aeropuerto ecológico del mundo 

Te puede interesar

Escribe un comentario