Agricultura baja en carbono

Con el actual modelo agrícola, este sector genera el 14% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

El uso excesivo de fertilizantes, pesticidas y otros químicos la sobreexplotación de las tierras origen daños de las zonas cultivables.

Con el actual sistema de producción agrícola se esta poniendo en riesgo la seguridad alimentaria de las generaciones futuras y arruinando el medio ambiente.

Pero existe otra concepción de la agricultura más sana y sustentable conocida como la agricultura baja en carbono.  Esta forma de cultivar la tierra es más ecológica y busca por un lado producir suficiente cantidad de alimentos y subproductos agrícolas pero además utilizar a las tierras cultivadas como sumideros de CO2 para que lo absorban.

Los cultivos evitan y actúan en contra de la desertificación, producen oxigeno, regulan el clima y el agua, además de remover el CO2.

Un ejemplo fácil de entender sobre la capacidad de absorción de los cultivos es que 1 hectárea cubierta por pinos de 14 años fijan 10 veces menos que una 1 hectárea de arboles frutales.

Los cultivos agrícolas fijan parte del CO2 en sus raíces por lo que se lo considera un sumidero a largo plazo y el CO2 que utiliza las plantas para desarrollarse es un sumidero temporal pero que se renueva  en cada cosecha.

La agricultura orgánica es la más ecológica debido a que cuida el medio ambiente y además produce alimentos de alta calidad, además de ayudar a absorber contaminantes de la atmosfera.

Es importante aprovechar la capacidad de los cultivos para fijar CO2 y utilizarlos como sumideros naturales.

Para lograr una economía baja en carbono es fundamental que todos los sectores colaboren siendo el agrícola uno de los mas relevantes ya que son los que generan alimentos a la población mundial.

Es preciso modificar ya, los actuales procesos de producción por otros menos nocivos para el medio ambiente.

Te puede interesar

Escribe un comentario