África del Norte y el Medio Oriente serán inhabitables en el año 2100

el_cairo

Los climatólogos dicen que las temperaturas extremas y las olas de calor van a aumentar en África del Norte y en el Medio Oriente. Si no se hace nada para combatir el calentamiento climático, estas regiones terminarán por convertirse en zonas inhabitables para cientos de millones de personas a lo largo del siglo XXI.

En asociación con la Organización Meteorológica Mundial, se ha realizado una simulación seria donde se indica que en los años venideros hará mucho calor.

En este estudio se establece la idea de que los cambios climáticos que están en curso en África del Norte y en el Medio Oriente van a desestabilizar fuertemente estas regiones, empujando a centenares de millones de personas de aquí a finales del siglo XXI a tener que emigrar. Las temperaturas, las olas de calor y las tormentas de arena corren el riesgo de hacer que estas regiones sean absolutamente inhabitables, y esto sin contar con la reducción de las lluvias que ya se observa, y que amenaza la producción de comida.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores han realizado unas simulaciones con 26 modelos climáticos diferentes, y examinando dos escenarios distintos, uno, el más ideal, donde las emisiones de gases de efecto invernadero disminuirían en 2040 por el hecho de la acción concertada y responsable de los países, y el otro, donde la biosfera estaría controlada según el escenario “business-as-usual”. En el mejor de los casos, las conclusiones alcanzadas son bastante inquietantes.

El aumento de las canículas

En efecto, las temperaturas en verano aumentarán en el Medio Oriente y en África del Norte. Incluso manteniendo el aumento de los 2º C, las temperaturas en verano, durante algunos días, podrían no bajar de los 30 grados por la noche, y alcanzar los 46º C durante el día.

Los investigadores también prevén un aumento de las olas de calor. Las consecuencias para las poblaciones más frágiles por razones de la edad, y que viven en ciudades donde el agua sería escasa y la climatización imposible de incorporar por falta de energía, serían terribles. No olvidemos que el polvo del desierto en la atmósfera por encima de Arabia Saudita, Irak y Siria ha aumentado en un 70% desde comienzos de este siglo, y así debería continuar, aumentando al mismo tiempo la contaminación del aire.

De los 500 millones de personas que viven en África del Norte y en el Medio Oriente, muchas serían las que no podrían abandonar su país. Por lo tanto, esto va a determinar la historia en torno a la cuenca mediterránea a lo largo de este siglo.

Te puede interesar

Un comentario

  1.   Jose Mauricio Ramirez Toledo dijo

    Tenemos que poner en practica los conocimientos y ya no seguir hablando y realizando estudios hay que trabajar ya amigos bendiciones para los científicos,,,,

Escribe un comentario