Aceite de cocina como biocombustible

El aceite es un producto que se utiliza regularmente para cocinar, pero luego de ser utilizado se convierte en un desecho contaminante ya que contamina el agua, la tierra, etc.
Desde hace algunos años se descubrió que puede ser reutilizado el aceite de cocina usado para convertirlo en un combustible diésel o gasolina.
Hay gran cantidad de experiencias públicas en municipios, universidades, centros tecnológicos de investigación y empresas privadas que producen este tipo de biocombustible en diferentes partes del mundo.
Las venajas es que es renovable, no produce casi emisiones, el costo de producción no es elevado, se logra introducir al mercado un desecho contaminante y la calidad del combustibles es muy buena.Además reduce el riesgo de explosión en el almacenamiento.
No es conveniente que tratemos en forma individual de realizar nuestro propio combustible porque seguramente cometeremos algunos errores ya que hay formulas y procedimientos adecuados para lograr un biodiesel de calidad y evitar que luego puedan generar problemas en los automóviles.
Este combustible si esta bien producido no genera inconvenientes en los transportes y vehículos de todo tamaño, el rendimiento es igual o mejor al combustible basado en el petróleo.
Si nos interesa participar en estas iniciativas se puede colaborar donando el aceite usado de nuestra casa a lugares donde reciclen y fabriquen el biocombustible.
Este combustible tiene un gran potencial a nivel mundial, por lo que se espera que en unos pocos años un porcentaje de las vehículos que circulan utilicen biocombustibles a base de aceite de cocina.
Los combustibles ecológicos son una realidad falta un poco más de impulso y promoción de ellos porque la tecnología es suficientemente eficiente para poder ir remplazando la dependencia al petróleo que se tiene como fuente de generación de combustible.

Te puede interesar

Escribe un comentario