Abejas y abejorros atraídos por los pesticidas que los matan

Abejorro

No pasa una semana sin que no haya una noticia relativa a los insecticidas sospechosos de ser un elemento determinante en el declive reciente de abejas domésticas, insectos polinizadores y pájaros. Tras la publicación, a comienzos de abril, de un informe de las academias de las ciencias europeas criticando severamente los “impactos negativos severos” de estas moléculas sobre el medioambiente, la revista Nature publica dos nuevos estudios que aportan más luz al balance de estos pesticidas introducidos en el mercado, a mediados de los años 1990.

El primero, dirigido por Geraldine Wright y Sebastien Kessler consiste en probar la capacidad de las abejas domésticas y de los abejorros para evitar espontáneamente las plantas tratadas con neonicotinoides. El resultado es sorprendente: no sólo estos insectos no son rechazados por estas sustancias insecticidas, sino que se ven atraídos por ellas.

Cuando estos insectos podían elegir entre una solución dulce tratada con un neonicotinoide y una no tratada, ninguna de las dos especies evitó la comida tratada. De manera sorprendente, los insectos prefieren las soluciones tratadas. Los autores del estudio sugieren que este efecto extraño está relacionado con la acción farmacológica de estos insecticidas sobre el sistema nervioso central. Además, los tests llevados a cabo en laboratorio sugieren que los abejorros son más sensibles a este efecto que las abejas domésticas.

La consecuencia esta situación paradójica, los insectos se ven atraídos por sustancias que los matan, y que estas dos especies de polinizadores, entre los más importantes para el funcionamiento de los sistemas agrícolas y de los ecosistemas, están en el medio natural más expuestos a estos productos nocivos.

Te puede interesar

Escribe un comentario