A pesar de su crecimiento, la India sigue siendo rural y pobre

India

La India rural no se ha beneficiado, o lo ha hecho muy poco, del despegue económico del país a lo largo de los últimos 25 años. Esta es una de las informaciones del amplio censo socioeconómico y de las castas llevado a cabo por el Gobierno indio en 2011, ante el conjunto de los 244 millones de hogares del país, de los cuales una parte de los resultados fue publicado en julio. Esta radioscopia desvela una mina de informaciones sobre la extensión de la pobreza en la India, y sugiere algunas pistas para combatirla mejor.

Primera constatación, la India sigue siendo un país masivamente rural. Más de tres cuartos de los hogares indios vive en zonas rurales, a pesar de la explosión demográfica de las megalópolis como Delhi o Bombay, e incluso a pesar de que la frontera entre estos dos mundos es porosa puesto que muchos inmigrantes trabajan varios meses al año en las ciudades, en función de las oportunidades profesionales.

“La India se encuentra en los pueblos”, tenía costumbre de decir Mahatma Gandhi. Varios decenios más tarde, esta constatación sigue estando de actualidad, y el nivel de vida no ha mejorado prácticamente nada.

“El 61 por ciento de los hogares rurales vive en un estado de privación”, dice este estudio, porque el hábitat no excede de una habitación, o porque no tienen ningún hombre con edades comprendidas entre los 18 y 50 años, que puedan generar ingresos. En el 90 por ciento de los hogares rurales, donde los sueldos son más altos, no se gana más de 150 euros al mes.

Te puede interesar

Escribe un comentario