96 millones de bolas de plástico para luchar contra la sequía en California

Sequía

Ya hemos comentado en varias ocasiones desde Renovables Verdes como California está sufriendo la peor sequía de su historia. Esto le está llevando a tomar ciertas decisiones muy extremas y bastante extrañas, pero cuando suceden desastres como en el que se está encontrando, no queda otra cosa.

Las 96 millones de bolas de plástico descargadas en un depósito de agua servirán para salvar al agua de su evaporación. También lo protegerá del polvo, lluvia, aves e incluso cambios químicos causados por el sol.

Aunque pareciera que estuviéramos ante una noticia loca o que realmente fuera de otro planeta, es así, 96 millones de bolas de plástico que cubren el depósito de agua en California como parte de una inversión de 31 millones de euros para proteger el suministro de agua.

Los Angeles es la primera ciudad en Estados Unidos que usa estas bolas de plástico de 10 centímetros de diámetro y que son rellenadas de agua. Están fabricadas en polietileno negro y al echarlas sobre la superficie del agua en una cantidad suficiente, se forma una capa que evita que la luz del sol evapore el agua. Con esto se conseguirá que desaparezcan más de 1,3 millones de metros cúbicos de agua al año.

Sequía California

Marcie Edwars, jefe del departamento municipal del agua, explica: “esto muestra como la ingeniería entra en conjunción con el sentido común. Hemos ahorrado un montón de dinero y hemos hecho las cosas bien.”

Bolas de plástico

20.000 bolas de plástico fueron las que se desplegaron el lunes pasado. Según el mismo, la ciudad ya ha reducido el uso de agua en un 13 por ciento. El coste de las bolas de plástico con una vida estimada de 10 ahorrará unos 300 millones de dólares a la ciudad.

California

Este hecho, también constata el grave problema con el que contamos a día de hoy con el cambio climático. ¿Quién nos iba a decir que en algún momento del futuro íbamos a ver cubierto de 96 millones de bolas de plástico un depósito de agua?

Te puede interesar

Escribe un comentario