700 alcaldes de todo el mundo se reúnen en París para ejercer presión positiva

Alcaldes-cop21

Ejercer una presión positiva sobre las negociaciones que se desarrollan en París es el objetivo de este encuentro de alcaldes de todo el mundo. Así ha sido expresada la voluntad de los representantes de 1000 ciudades del mundo entero, reunidos el pasado 4 de diciembre en París, al margen de la COP 21, para una cumbre de elegidos locales para el clima. Esta asamblea se organiza a través de la iniciativa de Anne Hidalgo, la alcaldesa, y de Michael Bloomberg, enviado especial de Naciones Unidas para las ciudades y el clima, y antiguo alcalde de Nueva York.

Río de Janeiro, Santiago de Chile, Milán, Atenas, Londres, Burdeos, Copenhague, Berlín, Sydney, Seoul, Shanghai, Nueva Delhi, Pekín, Bamako, Dakar, Johannesburgo, Chicago, Los Ángeles, Montreal, Vancouver, etcétera. En total, 700 alcaldes han respondido a la llamada. Los actores americanos Robert Redford y Leonardo DiCaprio así como el antiguo gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, también se desplazaron.

El papel de las ciudades en la lucha contra el calentamiento climático es determinante, las zonas urbanas albergan más del 50% de la población mundial, los dos tercios en 2050, y generan el 70% de las emisiones de carbono. En primera línea, la mayoría de sus ediles no han esperado para reaccionar y ya se han comprometido para un cambio ecológico.

Los alcaldes quieren aportar una contribución decisiva a la COP 21. Estos políticos se han comprometido a reducir en 3,7 gigatoneladas las emisiones anuales de gases de efecto invernadero en las zonas urbanas de aquí a 2030. Hablamos del 30% de la diferencia prevista entre los compromisos nacionales actuales y los niveles de emisiones recomendados por la comunidad científica para limitar el calentamiento a 2º C.

También se han comprometido a apoyar objetivos ambiciosos en favor del clima, como la transición hacia una energía 100% renovable y a una reducción del 80% de las emisiones de gases de efecto invernadero de aquí a 2050. Sus ambiciones están a la altura de los desafíos que deben plantear. Frente a las olas de calor, los ciclones, a las inundaciones, las colectividades son las primeras en responder a las crisis provocadas por los desarreglos climáticos.

Te puede interesar

Escribe un comentario