400 personas hospitalizadas en Teherán por la contaminación atmosférica

teheran-skyline

“No salgáis de casa si no se debe realizar alguna cosa urgente”. Esta es la advertencia de la “alerta roja” sobre la calidad “malsana” del aire de Teherán, que fue lanzada por el Servicio Central de Urgencias, el pasado martes 30 de diciembre. Según el jefe del centro, Hassan Abbasi, casi 400 personas han debido ser tratadas en los hospitales de Teherán, el pasado lunes 29 de diciembre, todas “por culpa de la contaminación atmosférica”.

Según la Organización de la Defensa del Medioambiente, esta alerta roja concierna ante todo a las “categorías sensibles”, a saber las mujeres embarazadas, los niños y las personas que sufren enfermedades cardíacas o respiratorias. Esta es la razón de por qué las actividades en las fábricas de la capital fueron suspendidas el martes y el miércoles. Los escolares tampoco pueden salir al patio durante el recreo. La circulación de los coches personales también fue prohibida en el centre de Teherán.

Si la calidad del aire no mejora en los próximos días, el ministerio de la salud podría anunciar el cierre de los colegios situados en Teherán, con la finalidad de reducir la circulación urbana.

Los picos de contaminación atmosférica en la capital iraní, situada en una cuenca y rodeada de montañas, constituyen uno de sus problemas más recurrentes. Además de la situación geográfica de Teherán, que impide una circulación fácil del aire, varias razones se han adelantado para explicar este fenómeno.

La mala calidad de la gasolina producida en las refinerías iraníes, el número importante de coches, demasiado viejos, la insuficiencia de redes de transporte público no hacen más que agravar la situación. Según la jefa de la Organización de la Defensa del Medioambiente, Masoumeh Ebtekar, una de cada siete personas en Teherán muere por culpa de la contaminación atmosférica.

Te puede interesar

Escribe un comentario